“No es justo que se imponga la escuela en catalán a las familias castellanohablantes”

La escuela en catalán fue una reivindicación impulsada por familias castellanohablantes, de clase trabajadora, en los años 80. Estas familias vieron que con unas pocas horas de clase a la semana, sus hijos no aprendían bien el catalán. Existían escuelas privadas en catalán, pero fue precisamente la comunidad castellanohablante la que exigió la escuela pública en catalán.

Gracias a estas luchas, se inició el sistema de inmersión lingüística en el colegio Rosselló-Pòrcel de Santa Coloma, durante el curso de 1983-84. Visto su éxito, a lo largo de la siguiente década se extendió el modelo a las escuelas de toda Catalunya.

La escolarización en catalán no perjudica a ningún sector del alumnado, más bien todo lo al contrario; la inmersión permite alcanzar un bilingüismo real, lo que mejora las capacidades lingüísticas en general. Según los informes del Consejo Superior de Evaluación del Sistema Educativo “el alumnado catalán pasa a la educación secundaria obligatoria con un dominio efectivo y similar de las dos lenguas oficiales.” Además, “los alumnos que tienen un buen rendimiento en una lengua generalmente muestran buenos resultados también en la otra”.

Para resumir, la escuela en catalán no es una imposición sobre las familias obreras castellanohablantes; es más bien un modelo de éxito conseguido en gran parte gracias a sus luchas.

FAQs  
 

Esta entrada también está disponible en: English Français Català

Facebook