“Los presos políticos son criminales”

Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, que llevan en prisión desde el 16 de octubre de 2017, al igual que el resto de los presos y presas, no han sido condenados por ningún crimen. Los acusan de “delitos” inexistentes y/o claramente políticos.

Se les acusa de sedición, que la RAE define como “Alzamiento colectivo y violento contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión”. Ninguno de los presos ha ejercido ni propuesto la violencia.

Los (actualmente) 9 presos y presas lo son por sus ideas y actos políticos, no por ningún crimen ni por nada que no sea legítimo y democrático. Si el PP y los tribunales dicen que lo que han hecho es ilegal, esto dice más de sus leyes y su falta de respeto por la democracia que de las personas encarceladas.

La verdad es que los gobiernos autoritarios y sus sistemas judiciales poco independientes nunca reconocen que hay presos políticos. Siempre dicen que son simples criminales.

Lluís Companys, Presidente de Catalunya durante la guerra civil, fue acusado bajo las “leyes” del régimen vigente en 1940 y juzgado en un simulacro de tribunal, con abogado defensor y todo, por una serie de “delitos” que fácilmente incluirían la “sedición” de la que acusan a los presos políticos catalanes actuales. Ningún demócrata puede negar que su juicio y ejecución —realmente asesinato— tenían un carácter político.

La dictadura introdujo el “Decreto-Ley de 18 de abril de 1947 sobre represión de los delitos de bandidaje y terrorismo”; de nuevo, se perseguían acciones y opiniones políticas como crímenes.

Nelson Mandela fue juzgado por acciones políticas (que incluían, a diferencia de los presos actuales, actos violentos). Pero fue condenado como criminal y pasó 27 años en las cárceles del apartheid en Sudáfrica. En aquella época, Margaret Thatcher, entonces Primera Ministra británica, tildó a Mandela de “terrorista”, pero ningún demócrata negaba que fuera un preso político.

Todo esto —salvando las muchas diferencias— se aplica a los presos políticos actuales.

FAQs  
 

Esta entrada también está disponible en: English Français Català

Facebook