“Si os hacéis independientes quedaréis fuera de Europa”

Catalunya tiene fuertes relaciones externas, tanto con Europa como con el conjunto de la región mediterránea. Esto no cambiará, sea cual sea la situación institucional del país. La gente de fuera que quiere cosas de Catalunya —ya sean productos industriales; bebida y comida; cultura…— seguirá queriéndolas, y vice versa.

Respecto a la Unión Europea (UE), está por ver qué pasará. Alguna gente querrá que una Catalunya independiente forme parte de ella. Otra gente siempre ha sido mucho más crítica hacia la UE (recordemos que el 16 de marzo de 2002, medio millón de personas se manifestaron en Barcelona contra “la Europa del capital y la guerra”).

La imposición antidemocrática por parte de la UE de austeridad en Grecia y otros países, y ahora el hecho de que hayan apoyado al gobierno español en su represión y ataques contra los derechos democráticos de Catalunya, refuerzan esta visión crítica. La gente es consciente de que Islandia, Noruega y Suiza tampoco forman parte de la UE y que no se les ha acabado el mundo.

En todo caso, habrá que ver qué querrá el pueblo de Catalunya y qué querrán los estados europeos —no sólo el Estado español— cuando pasemos de las hipótesis actuales a la realidad de 7,5 millones de personas en medio de Europa que quieran mantener relaciones económicas y sociales sólidas pero respetuosas con el resto del continente.

FAQs  
 

Esta entrada también está disponible en: English Français Català

Facebook